codigo qr

Generador de Códigos QR Codes

domingo, 20 de diciembre de 2020

Calma en el interior de un vagón de tren


 El tren siempre ha sido un lugar ideal para leer. Dependiendo del trayecto, no podías hacer nada mejor que concentrarte en tu lectura. No puedes hacer otra cosa. Nadie te va a molestar. Durante mis trayectos al trabajo, me he leído muchos libros. Con frecuencia, la mejor parte de la jornada era el viaje el tren y la inmersión en el mundo de la lectura.
Ahora no sólo se lee. Muchos chatean, otros juegan, algunos ven series o videos musicales y también escuchan música. Algunos deben leer algo más que los titulares de un diario, también veo gente que lleva sus libros electrónicos. Algunos, muy pocos, llevan su libro y casi nadie un diario.
Todos siguen enfrascados, eso sí, en el mundo que se desarrolla más allá de sus límites.

Seguimos esperando que todo esto acabe


 

Pero, mientras tanto, vamos a mantener la calma. Nada te puede pasar si cumples las normas y si te subes al tren , que ya sabes que es el tren del silencio, puedes seguir mirando tus cosas en tu pantalla, porque la realidad que tienes delante tuyo puede no gustarte, es más , seguramente te parecerá insulsa cuando no insoportable, así que disfruta de tu viaje en el tren del silencio por los raíles de la ceguera.

Viajamos dentro de una cápsula, y nos metemos dentro de otra al mismo tiempo



 

No hace falta mirar por la ventana ni mirar lo que tenemos delante


 No hace falta, a no ser que se trate de una pasajera ruidosa o de algún perro que mira asustado donde acomodarse cuando todo está lleno y tiene miedo de que le pisen. El lugar de la lectura lo han ocupado los juegos en el móvil, sorprende encontrar a gente adulta que comparte con los adolescentes esta afición por los juegos. Debe ser que les permite evadirse de la realidad, el trayecto se les hace más corto, les permite matar el tiempo.

Cada uno va a lo suyo


 Son las cuatro de la tarde. La gente vuelve. Cada uno va a lo suyo. No quieren saber nada de nadie, sólo quieres estar tranquilamente en tu asiento, en tus cosas, descansando del ajetreo. Pero no es así,la mente nunca descansa. En sus rostros que intentan escapar de la preocupación, se graba una mueca de angustia que traspasa el umbral del sueño. Sabes que nunca podrás estar en paz.

A veces todo parece engañosamente fácil...


 A veces todo parece engañosamente fácil, porque sólo tienes que tocar con la yema de tu dado la pantalla, y todo un mundo aparece allí.Pero todo es producto de la imaginación. No estás allí. Nunca vas a poder tocar esas montañas, ni sumergirte en las cálidas aguas tropicales que te retan a abandonar tu vida desde los anuncios flotantes y emergentes de las páginas. Todo parece engañosamente fácil, y engañosamente verdadero.

Estamos muy cerca y a la vez muy lejos


 La distancia es engañosa. Hay un abismo siempre entre las vidas que se tocan al salir del vagón de tren. Hay años luz entre las miradas que se cruzan furtiva, o desdeñosamente, al consultar el nombre y la hora de la siguiente parada. La sociedad de la vigilancia ha triunfado finalmente. Todos hemos aprendido a ser policías de nuestros semejantes y censores de nosotros mismos. No debemos temer ya el control y la censura externas.