codigo qr

Generador de Códigos QR Codes

martes, 20 de diciembre de 2011

Molvízar, la Casilla



Nadie sabe cómo ni porqué, pero hubo en que su mente comenzó a olvidar, a olvidar lo que había hecho hace un minuto, después el día anterior ya no había existido , y poco a poco, inexorablemente, miles de horas fueron desapareciendo, tragadas por una espesa capa de olvido que nadie sabe a ciencia cierta de donde procede, ni como es que se aparece tan a poco a poco y cómo acaba de adueñarse de toda la memoria. Y ahora su mente es como una especie de mar del cual afloran los recuerdos intermitentemente, con un ritmo y constancia que nosotros ignoramos. A veces puede ser una canción de la guerra civil, otras veces parece como si repasase una lista, el orden de sus recuerdos se nos escapa a nosotros, los que estamos en plena posesión de nuestra memoria.O al menos eso es lo que creemos.

Molvízar, calle Angustias

La muerte es una cosa curiosa.A veces, cuando pasaba al lado de esta casa, aún me parecía seguir escuchando el murmullo de las voces, el trajín de cacharros en la cocina, la radio puesta, el olor a pescado que cómo una sombra cubría toda la calle, el chiporroteo del aceite hirviendo en la sartén.
Paso por delante y aún me sigo girando porque me parece que, efectivamente, allí todavía hay alguien, y oigo el sonido del aceite, y huelo el pescando, percibo el movimiento dentro de la casa, las voces, las historias.
Pero allí no hay nadie, hace años que está deshabitada, y ya no se contarán más historias sobre esa casa, tal vez se cuente la historia de su derrumbe.
Se trata de una ilusión de mi mente.Pero me gusta la sensación de pasar y creer que todavia sigue habiendo vida allí dentro, que ese tiempo puede ser recreado al pasar por delante de la reja, que se puede recordar un olor, y una voz.

Molvízar, calle Angustias, la casa de mis abuelos



Hubo una época en la que todos éramos niños, y siempre teníamos ganas de salir a la calle.Durante las vacaciones no hubo día en que las rodillas y los codos no estuviesen llenos de costras de las múltiples heridas ganadas a pulso durante nuestras correrías.

El mundo parecía nuestro y una tarde podía ser un espacio eterno de aventura.

Ahora me parece que todo esto se ha perdido, que la rutina avanza como una oruga que devora la hoja de ruta de nuestra vida.

Veo a esos niños, jugando, hablando de sus cosas.Ajenos a nuestras pequeñas miserias, para nosotros sus asuntos no tienen ninguna importancia.

Sólo ahora me doy cuenta que tal vez los nuestros no sean tan importantes.

Molvízar , el Camino Barranco, el blanco y el azul



al mediodía, el blanco es tan fuerte que duele a los ojos, y se va transformando en ese añil de cielo que parece tan higiénico y tan puro.Sólo si miramos más atentamente descubriremos en las sombras reflejos anaranjados : después de todo , los impresionistas tienen razón y las sombras están coloreadas, aunque aquí los rayos del sol de agosto caen tan inmisericordemente al mediodía que en las sombrás casi negras de una casa sobre otra a veces no acierto a distinguir donde comienza una calle y acaba otra.

El azul también es un color de pureza, aunque no tanto como el blanco.Es el color del cielo y del mar, y uno de los colores favoritos en todo el mundo.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Molvízar, Granada, bajada de la Calle Fuentes a la Calle Angustias



Junto con el blanco, el cubo aparece como la forma tridimensional más sencilla, si exceptuamos tal vez la esfera, de difícil aplicación en la arquitectura. Tal vez por su sencillez, la arquitectura popular mediterránea, de Niza a Melilla y desde Israel hasta Tarifa, muestra esa pureza de volúmenes y de color que inspiró a los artistas de las vanguardias de comienzos del siglo XX en su búsqueda de un primitivismo, de una pureza que les hiciera olvidarse de la sociedad convulsa, deprimida y enormemente corrupta de la Europa de su tiempo.A pesar de haber inspirado a grandes arquitectos ( Le Corbusier, pero también Calatrava) la arquitectura popular mediterránea esta en peligro de extinción, y los culpables son los nativos, más que los bárbaros del norte.

Molvízar, Granada, calle Fuentes



Malevich, en pleno constructivismo y suprematismo ruso, creó su famosa obra " blanco sobre blanco", que a muchos les parecerá una chorrada técnica ( que lo es, no tiene ninguna dificultad), pero yo creo que Malevich, en plena época revolucionaria, lo que pretendía era escribir un nuevo comienzo, eliminar todas las referencias ilusionistas en arte, expresar sólo lo esencial, identificado en este caso con la geometría elemental del cuadrado y con el color matriz de todos los colores, el blanco.

Malevich fue uno de los primeros desengañados de la utopía de la Revolución rusa, al final de su carrera tuvo que volver a practicar el arte figurativo al cual se había opuesto.

Molvízar, Barrio de los Balates,EL BLANCO



Desde sir Isaac Newton sabemos que la luz del sol es blanca, y que de su descomposición surgen todo el espectro cromático.También hemos oído decir que los esquimales, que viven en zonas árticas, tienen más palabras para llamar al blanco que nosotros.

El blanco es el color más puro, el que más fácilmente se tiñe de otros colores, y a mi me parece que es el color más imposible de todos, junto con su pareja, el negro.Sobre la utilización del negro tenemos ejemplos enormes, los negros imposibles de Velázquez, de Goya, de los grabados de Rembrandt, hasta el negro de los minimalistas, Ad Reindhart, por ejemplo,el negro sobre negro de Rothko.

Ronda San Ramón y Muntañeta de noche

el viento que mueve las hojas secas de los chopos ya empieza a ser frío y cortante, y las luces de los millones de faroles y ventanas se reflejan sobre las nubes blancas y gélidas, y no se ve ni un alma por ningún sitio.
Esta carretera fue antinguamente un lodazal salpicado de algarrobos donde corrían los conejos, en la actualidad son los coches y las motos los que lo recorren velozmente, rumbo hacia otros barrios, tal vez hacia el mar, que, aunque no lo parezca, no está muy lejos de aquí.
Tal vez algún día, este camino llegue hasta el mar, cuando construyan un túnel bajo las pistas del aeropuerto.

Sant Boi, vista desde els Canons

Y sobre aquella tierra húmeda y pantanosa se estira una serpiente de luces que parpadean durante toda la noche, y es tanta la claridad que producen que en las noches llenas de nubes blancas parece cómo si realmente el día no tuviese fin, y todo el mundo vive en un extraño y tenso duermevela.El día y la noche se suceden sin apenas interrupciones, hace décadas que los animales y las plantas se han vuelto locos y no saben dónde ni que están viviendo, envejecen prematuramente y a veces les crecen. o les decrecen , artículaciones , pierden la facultad de gritar o de silbar, o no pueden dejar de canturrear día y noche.

Sant Boi, In front of Germany

A veces, enmedio de los bloques de pisos que surgieron tras la década prodigiosa de la construcción, sobreviven vestigios de un pasado remoto más rural.Aprisionados por los bloques de ladrillo, las persianas verdes, los contáiners y los párkings, estas construcciones resisten, protegidas por altísimos árboles que han visto ya un siglo de destrucción, construcción y reconstrucción, ajenas al paso del tiempo y de la atención de sus moradores.A veces, como en este caso, se han convertido en asilos donde la vida transcurre en secreto hacia la muerte, en una especie de limbo de los que esperan un final que puede llegar en cualquier momento, de los que viven el tiempo desde su relatividad absoluta : nada es lo que parece, y un minuto no dura exactamente sesenta segundos.

Sant Boi, Can Castells

Cuando la abrieron , en 1987, era la primera biblioteca pública de Sant Boi.En ese momento éramos un pueblo modélico, no sólo teníamos una biblioteca, incluso funcionaban un par de cines, había bares por donde salir y donde incluso se tocaba en directo, no existían las videoconsolas ni la wii y los niños soñaban con que les regalasen la bicicleta.Ahora, después de todos estos años, la biblioteca sigue en pie, pero ya no es una biblioteca, la escuela de Arte Municipal, que antes estaba en Can Masallera, ha ocupado el lugar de los libros.
Si el edificio pudiese hablar, a saber que nos contaría desde su pasado como casa señorial hasta biblioteca y ahora taller.Hubo un momento en el que estuvo a punto de perecer bajo la desidia y el abandono; se salvó de milagro. Murió como biblioteca en pleno éxito.

La Noche. Esquina del Petit Chateau, Marianao, Sant Boi

En un tiempo muy lejano, sólo existía la luz del sol.Cuando la noche se abatía sobre la tierra, solamente las luciérnagas y la luz de la luna brillaban en un océano de negrura infinita.Ahora, las noches en las ciudades son lo más parecido a un parque de atracciones sin atracciones, y los animales ya se han vuelto completamente locos, las polillas giran alrededor de las farolas hasta que,como Ícaro, se queman al posarse sobre ellas.El suelo está lleno de insectos muertos y de gatos que matan ratones sólo por el mero placer de matar.Cómo en un inmenso velatorio,las luces de la noche parpadean sin cesar.

Plaza del Casino, Barrio de Marianao, Sant Boi



- Alguna vez dejaremos de acabar la noche viniendo aquí.

- Sí, alguna vez simplemente dejaremos de ir a ninguna parte, y todo esto se acabará, lo mismo ya no vivimos en este pueblo.

-Qué curioso, a veces le llamamos ciudad y otras veces pueblo.

-Yo creo que no llega ni a ciudad ni a pueblo, me parece como una especie de simulacro.

-Hace un frío de la hostia.

-Y han dejado de colgar bambas de los cables de la luz ¿ a quién se le ocurriría esa idea?

otra vez en la plaza del casino


- No hace mucho tiempo que esta plaza estaba llena de gente a casi todas horas.
- Sí, pero no a las cuatro de la mañana.
-Es cierto, a las cuatro de la mañana lo único que vemos son los gatos y el N13 que va hacia Barcelona, bueno, el conductor, porque el autobús casi siempre está vacío.
-Me pregunto que tal debe ser eso de conducir un autobús fantasma por una ciudad casi fantasma.
-Si las fábricas de la Zona Franca existiesen todavía, ese autobús iría lleno a esta hora.
-Sí, pero ya no existen.

en la plaza del casino



En los cables de la luz, a alguien se le ocurrió colgar un día sus bambas viejas.En aquellos tiempos las bambas viejas se sustituían por otras nuevas cuando prácticamente notabas cada piedra del suelo, así que aquellas bambas solitarias permanecieron durante mucho tiempo allí, quién sabe si algún pájaro llegó a anidar dentro de ellas.

Poco después, en aquel cable se estableció una colonia de bambas jubiladas; en las noches de invierno las veías a todas moverse con el viento.

sábado, 17 de diciembre de 2011

callejón del molino de viento

- visca catalunya
-visca el barça
-visca catalunya
-visca el barça
-visca fachalunya
-visca la farsa
-visca fachalunya
-visca la farra
-Sabemos perfectamente que nunca va a llegar el metro hasta aquí.
-Si, e intentarán extinguirnos por todos los medios.
-Pero nosotros seguiremos pasando por este callejón y pisando los charcos.
- Sí, hasta el día que lo asfalten.

callejón del molino de viento

-Dentro de unos años, este callejón tal vez ya no exista.
-Hace muy poco, este era el único sitio de todo Sant Boi donde no había llegado el asfalto.
-Si, me acuerdo perfectamente, en este pueblo todo estaba lleno de descampados, de calles embarradas, y eso que desde las terrazas de los pisos veíamos las torres de los pisos de Cornellá y de Barcelona.
- Sí, visca catalunya
- y visca el barça, no te jode

llegando al casal

-ha sido una larga noche, después de todo
- sí, pero ahora no se si me parece que aún no hemos salido , que parece que volvamos a empezar
-¿ qué es lo que quieres decir?
- es como el mito ese de Sísifo, me acuerdo de un episodio de Ulises 21, cuando ya había acabado de subir aquella enorme piedra a lo alto de la montaña, se le caía y tenía que volver a cogerla y a subirla de nuevo, y otra vez se le volvía a caer, y así hasta la eternidad , y nunca se paraba, aquella angustia nunca desaparecía.
-sí, cómo ahora que llegamos y no sabemos si en realidad nos estamos yendo.

callejón

-pero, tal vez, el mundo continúe girando sin nosotros después de todo.
-tal vez sí y tal vez no, eso nadie lo sabe, sólo sé que desde esta noche todo me parece aún más absurdo que cuando bajamos, y que mañana todo me parecerña exactamente lo mismo, dentro de este tedio insoportable.
-A veces no es suficiente con querer escapar, también hay que ser capaz de creérselo de verdad.
- Si , tienes razón, vivimos demasiado cerca y al mismo tiempo demasiado lejos, no somos actores ni espectadores, bueno, a veces un poco de cada, y vemos la vida pasar delante como en un sueño.